Psicología

La falacia de la felicidad

El inicio… la sociedad

Vivimos en una sociedad que nos está enviando constantemente mensajes sobre cómo nos debemos sentir. Si estamos felices, es lo que se espera de nosotros, es lo normal; pero si nos sentimos tristes, angustiados o enfadados por un tiempo, entonces nuestra emoción es patológica, porque… “¡no tienes motivos para sentirte así, si lo tienes todo!” Y si no lo tenemos: “sintiéndote así no vas a conseguir nada. Tienes que luchar para ser feliz.”

A veces, los estándares de felicidad que nos impone nuestro entorno es tan exigente que lo único que conseguimos es sentirnos peor, porque ¿qué pasa cuando invertimos un montón de tiempo y esfuerzo en ser felices, pero no lo conseguimos? O no conseguimos ser tan felices como se supone que debemos serlo. Entonces la frustración y la desesperanza son tan enormes que nos sobrepasa. “¿Qué hay mal conmigo? ¿Por qué no puedo ser tan feliz como mi hermano, mi vecina o mi amiga?”

¿Qué hay mal conmigo?

Pues bien, no hay nada de malo en ello. Cada uno es como es y siente como siente. Lo que sí es importante es que nos esforcemos por hacer aquello que realmente tiene un valor para nosotros. Porque… ¿Qué es realmente ser feliz? Probablemente, cada lector tenga su propia opinión sobre lo que es la felicidad y que no tenga mucho que ver con la de otro. Cada persona siente la felicidad de una forma diferente y todas son igualmente válidas. Normalmente los sentimientos agradables están asociados al cumplimiento de metas y objetivos. Es decir, nos sentimos satisfechos, alegres u orgullosos al conseguir algo que nos habíamos propuesto.

Somos únicos, con intereses propios y variopintos

A lo mejor tú eres de esas personas que no se sienten felices a menudo (o casi nunca), pero ¿qué cosas de las que haces a diario te hacen sentir bien contigo mismo, satisfecho? Y si no hay nada, ¿qué podrías hacer? ¿cuáles son tus deseos? Pregúntate qué es lo que quieres en tu vida… y lo que no.

Seamos realistas…

Algunos de nuestros deseos no son alcanzables, porque muchas cosas no están bajo nuestro control. En estos casos ¿qué alternativa podríamos buscar? ¿Existe, es realista? Por ejemplo, se puede dar el caso que tengamos muchísimas ganas de tener un perro, pero resulte que somos alérgicos. Entonces, nuestro sueño de tener un perro no es viable y se convierte en una frustración que nos hace sentir tristes y, puede incluso, enfadados. Pero existe la posibilidad de que haya otras mascotas que nos gusten, y que podamos cuidar, a las cuales no seamos alérgicos, ¿verdad?

En otros casos, nuestros sueños sí están a nuestro alcance, pero van a requerir mucho esfuerzo para poder conseguirlos, lo que también podría frustrarnos. Porque pensándolo bien, no siempre nos levantamos con las mismas ganas de luchar… ¡puede ser agotador! ¿Qué se puede hacer entonces? Quizá sea importante poner los pies en la tierra y hacer un “estudio” realista sobre el tiempo y recursos de los que disponemos. Una vez seamos conscientes de eso, podremos planificar pasos que nos lleven, poco a poco, por dónde queremos ir. Y digo exactamente “por dónde queremos ir” y no “hasta dónde queremos ir” porque es importante que vivamos paso a paso, que disfrutemos y nos felicitemos por nuestros pequeños logros, pues son fruto de nuestro esfuerzo y bien lo merece.

Pongamos un ejemplo:

no me gusta mi trabajo y me estoy planteando estudiar una carrera. Resulta que el trabajo, ahora mismo, no lo puedo dejar, porque necesito el dinero. ¿Qué opciones tengo? ¿Podría reducirme la jornada, aunque tenga que ir un tiempo más apretada? ¿O tal vez podría estudiar a distancia, cogiéndome unas pocas asignaturas cada curso y ver cómo se da? ¿Cuánto tiempo tengo para dedicarle? ¿Qué personas de mi entorno me podrían ayudar?

Sea como sea, la solución pasará por tomar una decisión que implicará “perder algo”. Si trabajo y estudio, tendré que renunciar a pasar tiempo con mis amigos y/o mi familia. Si trabajo menos, iré agobiada económicamente y si cojo menos asignaturas, tardaré más años en terminar la carrera.

En definitiva…

Tomar decisiones significa renunciar a otra cosa que nos gusta. La cuestión es ¿estoy dispuesto a pagar el precio que eso supone? ¿Mi objetivo a largo plazo lo vale? Independientemente de cuál sea la respuesta, también seremos responsables de las consecuencias. De nada nos va a servir justificarnos, victimizarnos y echar la culpa a los demás, ya que los mayores afectados por nuestras acciones somos nosotros mismos.

Tú eres dueño de tu vida, en tu mano está ser fiel a ti mismo y trabajar por lo que quieres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s