Alteraciones del Desarrollo, Neuropsicología, Psicología

Conociendo el TEA (Trastorno del Espectro Autista)

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo. Esto quiere decir que, en algún momento del desarrollo del sistema nervioso de las personas que tienen TEA, éste  se ha visto alterado, quedando afectados vías y centros específicos relacionados con procesos psicológicos superiores. Aún se desconocen las causas de esta alteración, pero la hipótesis que tiene más apoyo empírico es la que sugiere que se trata de una predisposición genética sobre la que actúan múltiples variables ambientales. Por otra parte, sí ha quedado descartado que se deba a la administración de vacunas, a una intolerancia alimentaria o a intoxicación por metales pesados.

Por lo tanto, es un trastorno crónico que, hoy por hoy, no hay forma de prevenir. Sin embargo, sí hay intervenciones que facilitan el funcionamiento y la adaptación de las personas afectadas a su entorno.

El TEA se caracteriza por su amplia variabilidad a la hora de manifestarse. Cada persona es única, como única es la sintomatología que presenta. Así, en la última edición del Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales (DSM-V, por sus siglas en inglés), de la Asociación Americana de Psiquiatría, se ha considerado el autismo, no ya como una categoría, sino como una dimensión (espectro) que comprende esa gran variedad de formas que tiene el autismo de manifestarse.

Sin embargo, las personas que tienen autismo se caracterizan por dos cosas esenciales:

  1. El déficit en comunicación e interacción social.
  2. La presencia de comportamientos estereotipados e intereses restringidos.

Hay muchos mitos entorno a este trastorno. Como, por ejemplo, que son superdotados. En realidad, alrededor del 70% tiene déficit intelectual. No obstante, como todo el mundo, tienen muchas fortalezas y suelen ser expertos en aquellas cosas que les gustan. Otro mito es que no sienten emociones, algo totalmente falso; sienten, y mucho, pero en ocasiones no saben cómo expresarse. Como mencionaba antes, el déficit está en su comunicación e interacción con los demás.

También se suele decir que no soportan el contacto físico. Lo cierto es que muchos niños con autismo toleran mal el contacto porque presentan hipersensibilidad o porque puede que no comprendan tus intenciones y se asusten, sin embargo, no tienen problemas si son ellos los que te tocan. A algunos les encanta abrazar y ser abrazados, y a otros no, como nos puede pasar a cualquiera; dependerá de las circunstancias y de las características personales.

Como podemos ver, hay muchos conocimientos sobre el autimos que creemos tener y que no se corresponden con la realidad y, al mismo tiempo, hay una realidad que no somos capaces de conocer… de momento. Queda mucho trabajo por hacer todavía.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s